Juego infantil, estratégico en tiempos de pandemia » Zenú Radio » El encuentro de dos mundos

Juego infantil, estratégico en tiempos de pandemia

Juego infantil, estratégico en tiempos de pandemia

Redacción. Los posibles efectos adversos en la salud mental y en el desarrollo de habilidades de los niños entre tres y cinco años por el encierro prolongado a raíz de la pandemia, se podrían mejorar con el juego en casa, entendido como actividades que se enfocan en el ejercicio físico.

La profesora Eliana Parra, terapeuta ocupacional del Departamento de la Ocupación Humana de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), indica que el juego –fundamental en las etapas de desarrollo y en la forma como se relaciona el niño con el ambiente– debe tener una motivación intrínseca, es decir que le nazca hacerlo, que sea de libre elección entre ciertas opciones, que genere disfrute y sea espontáneo.

Subraya además que «en el confinamiento el juego favorece herramientas para superar esa situación difícil desde lo emocional y la salud mental».

Al juego se articulan varios elementos: en lo energético se encuentra una alta tasa metabólica y una dieta nutritiva; en lo ecológico, un ambiente sin peligro, ropa adecuada y utensilios correctos; y en lo psicológico, una buena estimulación y fuentes motivacionales, un sistema social flexible y disponibilidad de iguales como primos, vecinos o hermanos.

«El juego tiene una relación con las estructuras del sistema nervioso central, los ganglios basales y el sistema límbico, que se relaciona con las emociones», detalla la terapeuta ocupacional.

En ese sentido, explica que uno de los neurotransmisores se relaciona con la dopamina, que está asociada con la recompensa, el placer, la excitación y el patrón motor del comportamiento motivado, que hace querer enfrentar retos y participar.

Procesando las sensaciones

La profesora Parra recalca que cada persona percibe las sensaciones de manera distinta: los niños pueden reaccionar a los ruidos de ciertos electrodomésticos con molestia, susto o llanto, o sentir repulsión al tocar ciertas texturas; en este caso el juego puede ayudar a contrarrestar esas sensaciones.

«A los niños preescolares les podemos poner desafíos como saltar en un pie o sobre un objeto –medias llenas de arroz, por ejemplo–, o retos de equilibrio básico y nombrar esas actividades de forma positiva, como vamos a jugar al conejo saltarín o a la tortuga precavida que no puede tocar los muebles o pisar cierta forma», indica la profesora Parra.

Sobre los ruidos recomienda animar la tolerancia, diciéndoles, por ejemplo, la “señorita licuadora” hará un jugo y el ruido es molesto; vamos a cerrar la puerta para que ella haga su trabajo. La clave es involucrar al niño con los objetos para que sepa el origen de esa sensación en principio negativa.

«Para la sensación con los dedos se pueden implementar juegos con temperatura, tacto, dolor, presión y sensibilidad. Después incrementar el número de texturas que pueden tolerar de la ropa, o los alimentos, con los ojos cerrados, indicar qué tocan, como una pluma, algodón, terciopelo, qué parte del cuerpo es, la textura de masa para arepas, gelatina en distintas consistencias, queso crema, cosas pegajosas, llenar y vaciar tazas con arena harina y arroz», puntualiza la terapeuta Parra.

Pensamiento lógico matemático

Para estimular el pensamiento lógico matemático, la docente recomienda involucrar lo cotidiano, como poner tres galletas en el plato y preguntarle cuántas quedarán si se come una, e invitarlo a tener conversaciones con las cosas, hablarles a las plantas y a las mascotas, crear relatos que favorezcan la interacción y la creatividad.

En el programa ‘Salud UNAL Contigo’, de la Facultad de Medicina de la UNAL, la doctora Parra también indica que una estrategia es ponerle al niño retos de tiempo, como decirle si en X tiempo puede colorear una imagen para entender los conceptos de rápido y lento, o el día opuesto, en el cual se come el postre antes del almuerzo o se viste en un orden diferente, e invitar al niño a proponer, involucrar el cuerpo con el baile y la danza.

El llamado de la profesora Parra es a involucrar lo lúdico en el día a día, apoyado en los gustos del niño y temáticas como piratas, bomberos, leyendas, mitos, dinosaurios, películas o series infantiles; aprovechar lo cotidiano para trabajar en habilidades de bienestar consigo mismo y con el ambiente.

Agencia Unal


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube


Escuchar texto de la noticia | Compartir en:




Subir