Un lugar en silencio, el terror visto desde la forma de la ausencia de sonido cómo elemento psicológico de una atmósfera postmoderna

Dentro de el universo del cine del terror las diferentes fórmulas para lograr el éxito en una película tanto en la crítica cómo en la taquilla es poder crear un balance entre la atmósfera de la película al mejor estilo del “Conjuro”, el suspenso psicológico cómo el “Resplandor” de Stanley Kubrick y aquellas cintas del gran Stephen King donde las situaciones son productos de elementos comunes pero que causan un impacto en el espectador.

La película un lugar en silencio, nos muestra un futuro donde luego de un suceso postapocalíptico las personas deben vivir su cotidianidad en completo silencio por que el ruido atrae a unas criaturas que se llevan a las personas que encuentran a su paso y aparecen donde menos se piensa ya sea dentro de las casas o en diferentes sitios donde las personas departen calladamente.

Dentro de todo este universo de películas de terror muchas veces son repetitivas las historias y las situaciones por consiguiente los espectadores buscan nuevas emociones que les permita disfrutar de una buena película de terror que salga de los paradigmas establecidos, por consiguiente, cuando aparecen estas nuevas propuestas generan una expectativa dentro del público.

Dicen los psicólogos que las películas de suspense y de terror son una especie de catarsis de los diferentes problemas y realidades que nos absorbe en el día a día, que buscamos una especie de sublimación para meternos en la historia y vivir lo que está sintiendo el protagonista cómo parte de una realidad donde muchas veces la realidad supera a la ficción.

En resumen la película: un lugar en silencio, nos muestra una forma de innovar en medio de lo repetitivo y encontrar nuevos elementos en el mundo del cine que a veces pareciera que empieza a desgastarse pero una que otra vez empieza a resurgir un nuevo elemento para seguir disfrutando del séptimo arte.


Por: Junior Ruiz Paz

Junior Ruiz Paz

Comunicador Social U.P.B. Abogado en formación CECAR. Redactor de reflexiones y cinéfilo.


Compartir en:




Subir