Trastornos alimenticios en la adolescencia » Zenú Radio » El encuentro de dos mundos

Trastornos alimenticios en la adolescencia

Trastornos alimenticios en la adolescencia
Asociación Niños de Papel

Por: Asociación Niños de Papel

Los trastornos de la alimentación, también conocidos como trastornos de la conducta alimentaria, son afecciones relacionadas con conductas alimentarias persistentes que tienen una repercusión negativa sobre la salud, las emociones y la capacidad de funcionar en áreas importantes de la vida.

Los trastornos alimentarios más comunes son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno alimentario compulsivo.

La Anorexia Nerviosa se caracteriza principalmente por la auto-inanición (auto-negarse las comidas) y la pérdida excesiva de peso. Los síntomas incluyen los siguientes: Una preocupación constante por mantener un peso corporal bajo.

Usualmente 15% menos del peso normal que se mide de acuerdo a la estatura y edad de la persona. Un miedo intenso hacia el aumento de peso y la obesidad. Una imagen corporal distorsionada. La pérdida de tres períodos menstruales consecutivos (amenorrea) y una preocupación extrema por el peso y la figura.

La Bulimia Nerviosa se caracteriza principalmente por períodos en los cuales uno come demasiado (atascarse), seguidos por purgas. Frecuentemente estos ataques se hacen en forma secreta.

Los síntomas incluyen los siguientes: Episodios repetitivos de atasques y purga. Una pérdida de control durante los atasques. Purgarse tras los atasques (por vómito auto-inducido, utilización de laxantes, pastillas de dieta, diuréticos, ejercicio excesivo o ayunos). ‘Estar a dieta’ frecuentemente y  una preocupación extrema por el peso y la figura.

El comer compulsivamente se caracteriza principalmente por períodos de voracidad impulsiva o el comer sin parar. No hay purgas, pero sí ayunos esporádicos o dietas repetitivas. El peso puede variar de normal a discreto, moderado o a obesidad severa.

La causa exacta de los trastornos de la alimentación no se comprende completamente, pero las investigaciones sugieren que es una combinación de factores genéticos, biológicos, conductuales, psicológicos y sociales.

Con frecuencia, estos trastornos se manifiestan en la adolescencia y los primeros años de la adultez, aunque pueden aparecer a otras edades. Con tratamiento, puedes volver a tener hábitos alimentarios más saludables y, a veces, revertir las complicaciones graves causadas por el trastorno de la alimentación.

Los trastornos alimenticios pueden desarrollarse a través de la combinación de condiciones psicológicas, interpersonales y sociales. Sentimientos inadecuados, depresión, ansiedad, soledad, así como problemas familiares y de relaciones personales pueden contribuir al desarrollo de estos trastornos.

La idealización obsesiva de nuestra cultura por la delgadez y el ‘cuerpo perfecto’, también es un factor contribuyente a los trastornos alimenticios.

Una vez iniciados, los trastornos alimenticios tienden a auto-perpetuarse. El hacer dietas, atascarse y purgarse son métodos emocionales que utilizan algunas personas para manejar emociones dolorosas y para sentirse en control de sus vidas personales. A su vez, estas conductas deterioran la salud física, el auto-estima, la capacidad y el control.

Un trastorno de la alimentación puede ser algo difícil de controlar o de superar solo. Los trastornos de la alimentación prácticamente pueden tomar el control de tu vida. Si tienes alguno de estos problemas, o crees tener un trastorno de la alimentación, busca ayuda médica.

Por: Gianna Mendoza, Psicologa.


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube


Asociación Niños de Papel

Asociación Niños de Papel

Organización con más de 30 años de experiencia en atención integral de prevención, promoción, tratamiento y rehabilitación de situaciones, diagnostico en salud mental y dependencia de sustancias psicoactivas de los niños, niñas y adolescentes.


Escuchar texto de la noticia | Compartir en:




Subir