Quieren más sangre… ¿será que quieren que asesinen a un candidato? » Zenú Radio » El encuentro de dos mundos

Quieren más sangre… ¿será que quieren que asesinen a un candidato?

Quieren más sangre… ¿será que quieren que asesinen a un candidato?

Todo parece indicar que ahora la estrategia es satanizar a Orlando Benítez, candidato a la Gobernación de Córdoba, como comunista y aliado de las Farc, para que lo asesinen. Está más que comprobado, que en este Departamento por sindicaciones menores han asesinado a personas.


No es sino recordar a aquellas aciagas épocas de las Autodefensas, cuando ‘prestantes’ ciudadanos de la llamada ‘sociedad’ monteriana iban a la Finca ‘05’ o a ‘Capilla’ a ‘pedalear’ ante Salvatore Mancuso para que ‘apartara’ del camino a políticos o a sus cuotas en la Gobernación o Alcaldías.

Mandos medios de las Autodefensas y cercanos a Mancuso aseguran que este no quería meterse con los políticos, más bien acercarse a ellos para pedirle más inversión en las comunidades de su influencia, pero fue tal la presión de aquellos ‘prestantes ciudadanos’ que se metió de lleno en política.

Y lo más curioso de todo es que quienes llegaron a remplazar a los funcionarios y políticos que las Autodefensas apartaron, fueron los amigos o familiares de los ‘pedaleadores’ arriba mencionados que hoy gozan de buena salud y buen billete.

No se nos puede olvidar el asesinato del concejal monteriano, entre otros, de Guillermo Córdoba Galaraga. Y de varios funcionarios de la Gobernación de Córdoba que manejaban algo que se llamaba Plan de Atención Básico, PAB.

Aquí un partido político se inventó una vaina llamada ‘Castrochavismo’ para ganarse unas elecciones. Hoy, por intermedio de sus extorsivos y criminales aliados, dizque se hacen llamar ‘periodistas cívicos’, fueron los comprados para comenzar una perversa campaña de mostrarle a los cordobeses y a las bandas al margen de la ley, que Orlando Benítez es el candidato de las Farc.

¿Con qué intención?

La respuesta puede estar en esta historia que les voy a contar.

Un humilde campesino tenía una tierrita al lado de un poderoso hacendado, de quien todos sabían, a sotto voce, que era el temible jefe de sicarios del país. Pero este le profesaba un especial cariño al campesino. Pasa el tiempo y el campesino una mañanita se acerca, todo triste, donde su poderoso vecino y le comienza a contarle detalladamente lo que una cercana persona le hizo. Y que no era otra cosa que una discusión entre conocidos. Se despiden. Y a las pocas semanas aparece muerta a tiros la persona que el campesino sindicó de haberle hecho algo. La esposa de este le pregunta si él hizo eso, a lo que le responde que él solo habló con su vecino para contarle lo que le había pasado, pero que nunca le pidió o le insinuó que asesinara a alguien.

Hay veces en la vida en que tú sabes que especie dejar correr, para que con el pasar de los días se dé el resultado que pretendías y creerte, descaradamente, tener las manos limpias porque tú no fuiste quien apretó el gatillo.

Eso, exactamente está pasando ahora en Córdoba. Una región que ha dado muestra, en los últimos 30 años, que solo se necesita de una sindicación para que te asesinen o desaparezcan.

Quiero dejar en claro que no soy amigo de Orlando Benítez, solo hemos cruzado saludos de cortesía y uno que otro cruce de trinos en Twitter. Lo que sí quiero decir, es que fui el único periodista que en una columna de opinión escribí y condené el asesinato de su padre. En una época bien nefasta y peligrosa para Córdoba.

Y aquí entro a plantear lo siguiente.

Las coaliciones políticas no son ilegales, hacen parte de la dinámica y ejercicio de la democracia de un país. Los partidos de izquierda no son ilegales en Colombia, incluido el de las Farc.

Históricamente en Colombia la izquierda ha tenido más afinidad o cercanía con el Partido Liberal por cuestiones ideológicas, pero esto no hace comunista a los liberales. Es más viable una alianza política entre los liberales y un grupo socialista, por ejemplo. Pero es bien inconcebible entre los conservadores y la izquierda.

Pero vean ustedes que en 1991 Rodrigo García Caicedo (Que En Paz Descanse. Y cuánta falta hace hoy en día.) conservador del ala dura, hizo alianza con la guerrilla desmovilizada del EPL. Fue famosa la llamada que le hizo a Álvaro Gómez Hurtado (Q.E.P.D) para aspirar por el Partido Conservador a la Gobernación de Córdoba y para hacer coalición con el movimiento político Esperanza, Paz y Libertad, EPL, integrado por todos los reinsertados del proceso de paz con este grupo guerrillero.

Rodrigo García era un convencido, y así se lo hizo saber a Álvaro Gómez, de que había que darle participación política a los del EPL para evitar que se regresaran al monte. Y que una manera de lograrlo era llegando él a la Gobernación para ayudar a que la paz se afianzara en Córdoba. Pero fue imposible, ya que según los analistas de esa época, las elecciones se las robaron a García Caicedo en Ayapel y subió el primer Gobernador de elección popular destituido y preso por ladrón y corrupto. Hoy asesor e íntimo del gran monje de la secta del CD.

Y nadie podrá tildar de comunista o guerrillero a Rodrigo García. Es más, hubo un viejo chiste en el sentido de que decían que Laureano Gómez al lado de Rodrigo García era del EPL.

Entonces, ¿por qué hoy desde el Centro Democrático satanizan esta alianza política, que se da entre partidos legalmente constituidos? ¿Es que no dimensionan las consecuencias de que asesinen a Orlando Benítez? (Y Dios, la Vida y el Universo no lo permitan).

¿Estos son los ‘consultores’ y ‘asesores’ de campaña que por cientos de millones de pesos trajeron a Córdoba para que incendiaran más a este Departamento? ¿Es que la única manera de hacer política de esta gente es inventarse Frankenstein para llenar de pavor y pánico al vulgo y quedarse con el poder?

Aquí en Córdoba, en lo que tiene que ver con política, el sentido de la decencia y respeto fue sustraído y cambiado por la infamia, la injuria, el descrédito, la calumnia, el odio, el rencor, la envidia y el resentimiento. Y no conozco la primera sociedad en el mundo que haya florecido o se haya levantado en medio de esos viles ‘principios’.

Ser del Polo Democrático es un delito?
Ser del Partido Comunista es un delito?
Ser del Partido Liberal es un delito?
Ser del Partido Conservador es un delito?
Ser del Partido de la U es un delito?
Ser del Partido de las Farc es un delito?
Ser del Partido Centro Democrático es un delito?

Claro que NO!!!

Entonces por qué satanizar a Orlando Benítez o a cualquier otro candidato que lo haga.

Yo quiero recordarles que este Departamento fue criado por la guerrilla, el narcotráfico, el paramilitarismo y el abandono del Estado. Esto es, que tenemos seguidores de ese pasado. ¿Por qué los partidos de izquierda vienen hacer política acá? Porque sienten que esta tierra fue en un lejano pasado de ellos. ¡Y no fue mentira! Desde mediados de 1960 del Siglo XX la guerrilla se tomó a Córdoba. Y aquí florecieron. Quieren regresar a ganarse políticamente lo que no se pudieron ganar con el fusil. Entonces, vamos a derrotarlos con las armas de la política, más no con los de la infamia. Entonces, cuál es la diferencia entre ellos y los que se creen demócratas.

Miren, en el hipotético caso de que legalicen el narcotráfico en Colombia, ¿dónde creen ustedes que buscarán votos y hará alianzas políticas el partido político de los narcos? ¡En las zonas cocaleras! El día que legalicen el lavado de dólares del narcotráfico y los lavadores monten su partido político ¿dónde buscaran los votos y harán alianzas políticas? En Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla que es donde más se lava, no los buscarán en Repelón, Atlántico.

Este Departamento tiene que aprender a respetar las diferencias y hacer valer los argumentos políticos. La palabra mágica para cambiar de una vez por todas es RESPETO.

Creo que todo esto que está pasando con Orlando Benítez es parte de un bien montado guion. El mismo que montaron con Carlos Ordosgoitia. Y esto apenas va por la mitad. ¡Qué miedo!


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube.


 


Por: Tono Sanchez Jr

Tono Sanchez Jr

Periodista


Compartir en:




Subir