Noción de Justicia » Zenú Radio » El encuentro de dos mundos

Noción de Justicia

Noción de Justicia
Jesús David Fernández Díz

Por: Jesús David Fernández Díz

Ahora mismo estamos viviendo en un mundo en el que no sabemos, con claridad, que es la injusticia ni lo que esta simboliza para nuestra sociedad ni mucho menos lo tergiversada en que se convierte, favoreciendo a unos cuantos y poniendo en desventaja a cierta minoría vulnerable.

Esto lo vemos todos los días, pero sí tenemos todos muy claro lo que representa racionalmente la injusticia si nos atenemos a lo visto no solo en los medios de comunicación nacional e internacional sino también en nuestra vida cotidiana.

Estamos viendo  que actualmente, tal y como se refleja en los altos y medianos  mandatarios y en el defecto déspota de algunos particulares que la injusticia no se hace a un solo individuo, sino al conjunto de la sociedad por lo que la amenaza es aún mayor ya que están rompiendo los valores y principios morales escritos y no escritos por los que la propia sociedad se rige.

Y así las penas no se adecuan a los hechos, los delincuentes no ingresan en prisión tal como lo plasma el código de procedimiento penal o si lo hacen salen libres al poco tiempo y burlándose del nefasto sistema burocrático y desbaratado del sistema penal acusatorio corrompido por el poder.

Esto no hace otra cosa sino afianzar la creencia de que hagas lo que hagas no vas a ser castigado si tienes el poder o eres amigo de los que lo tienen.

Por otro lado, la falta de  justicia es deprimente en todos los sectores porque se devela el dominio de la corrupción, los malos manejos de la administración y la injusticia son motores de violencia y de frustración.

El hecho de que el delincuente, el asesino, el terrorista no cumpla las condenas con las que ha sido condenado por sus delitos, por sus crímenes, por sus asesinatos no solo genera frustración si no que obliga y lleva a los ciudadanos, como ha ocurrido en otros lugares, a buscar otros mecanismos a veces violentos para solucionar lo que el Estado no es capaz de hacer cumplir, y lleva a estos delincuentes, asesinos, terroristas a considerarse intocables.

Algunas causas que ha habido son las culturales que existe una gran desigualdad entre las personas que han podido acceder a unos estudios y los que no han podido alcanzarlo.

Las altas tasas de fecundidad de las mujeres y la superpoblación que sufren muchas ciudades conducen al aumento de la pobreza que la sociedad disminuye su capacidad de consumo y bienestar.

También, conocemos las causas económicas en algunas sociedades el paro y los bajos salarios son la principal causa de la desigualdad social, esto hace que se creen grupos sociales de pobres y ricos el hecho de que los impuestos aumenten hacen muy difícil el ahorro, la inversión productiva y el crecimiento económicos de los padres.

Y entre las sociales, es el racismo que sufren algunos grupos por parte de otros amplios o poderosos esto ocurre con determinadas minorías étnicas, grupos de trabajadores inmigrantes. Y otros muchos más grupos sociales.

En la actualidad se conocen y diversas investigaciones sociales que confirma que la injusticia social llega a ciertos grupos sociales, por ejemplo las mujeres reciben salarios más bajos que los hombres.

Lo mismo que ocurrió con los negros nativos tras el fin de la colonización ocurre hoy en día con la explotación laboral y el alza de impuestos al contribuyente.

Cada día se hacen notar de forma vehemente las injusticias sociales que aquejan a nuestra sociedad. Y la violencia afecta mucho más a jóvenes que tienen baja escolaridad y están desempleados.

En conclusión, la injusticia no solo es la forma de no darles a las personas lo que corresponde sino también la forma de darle de más a las personas que no les corresponden determinados méritos o acciones, como en los casos de contratos indebidos, enriquecimiento ilícito, donatones preferenciales, compra de títulos profesionales, entre otros factores.

La injusticia viene, en síntesis,  de la poca sensibilidad del mundo porque poco a poco nos hemos convertido en personas egoístas, en personas vacías, en personas que solo buscan un bien personal y no el bien común o bien genérico.


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: Twitter, Facebook, InstagramYouTube

 

 

 

 

 

 

 

 


Jesús David Fernández Díz

Jesús David Fernández Díz

Abogado, de 26 años, egresado de Derecho de la Universidad del Sinú. Escritor y asesor de servicios legales. Oriundo de San Antero residenciado en Montería. Amante a la lectura y asesor de servicio independiente.


Escuchar texto de la noticia | Compartir en:




Subir