Miedo al Petrouribismo

Miedo al Petrouribismo

Como los niños menores de cinco años, que se asustan con su propia sombra, los colombianos salieron a votar ayer unos contra la sombra tenebrosa del “Castro-Chavismo” personificada por Petro Urrego, y otros contra el “fachismo paramilitar” personificado por el uribérrimo Iván Duque.

Sólo así se entiende que Uribe como tal, haya obtenido 2 millones de votos, en tanto Iván Duque recibe 4 millones de votos asustados que se depositan por él en la consulta, pero no se le garantizan para la elección presidencial.

Lo mismo podemos concluir respecto a Petro Urrego, cuyo grupo obtiene solo 4 curules equivalentes a 450 mil petristas, en tanto que el candidato adicionalmente, recibe dos millones quinientos mil votos de asustados “anti-fachistas”.

Por consecuencia, ganó el miedo y la falta de iluminación sobre los factores reales de poder, la coyuntura histórica que vive Colombia, las condiciones “objetivas y subjetivas” que gravitan en los comportamientos sociales y, sobre las tácticas y estrategias electorales imperantes.

Deseable que para mayo 27 se haya superado lo que Sartre en 1968 llamó “El Miedo a la Revolución” y que los votantes con la conciencia libre e independiente de prejuicios, a menudo infundados, le peguen una patada definitiva a las refinadas mafias de la politiqueria tradicional.

En Córdoba, el proceso ya ha comenzado con el triunfo palmarés del Nuevo Liberalismo Regional.

No es un triunfo individual. Es la obra de un equipo que hoy, con las llaves del Partido en las manos, le abre las puertas a los nuevos liderazgos y a todos los saberes para que en esta región, el Partido Liberal nunca más pueda confundirse con un “feudo medieval” de propiedad individual, de una caprichosa, tóxica y excluyente familia.


Por: Eliécer Doria Ferrer

Eliécer Doria Ferrer

Analista Político.


Compartir en:




Subir