Lucky, el paradigma de un hombre que quiere dejar un legado en medio del afán de lograr la inmortalidad

Lucky, el paradigma de un hombre que quiere dejar un legado en medio del afán de lograr la inmortalidad

El hombre en medio del afán de lograr dejar un legado que le permita dejar huella, muchas veces se enfrenta a retos y desafíos cómo parte de la vida misma y cómo una de las esencias del ser humano que viene al mundo cómo parte de los designios divinos corroborando todo el actuar intrínseco y la búsqueda constante del Holos.

En esta película vemos la historia de un hombre de edad avanzada que vive en un pueblo de los Estados Unidos y que es querido por sus vecinos y amigos quienes en medio de la cotidianidad del pueblo encuentran momentos para hablar con dicho personaje y quedar admirados de la energía que tiene a pesar de su edad avanzada y no sufrir enfermedades.

En medio de las vivencias y la cotidianidad en un pueblo lejos de las grandes capitales Norteamericanas los diferentes habitantes tienen historias y realidades diferentes que confluyen en puntos en comunes y que acercan a todos aquellos que por un motivo u otro han vivido experiencias positivas y negativas a lo largo del trascurso de la vida.

Cómo parte de la historia del cine encontramos muchos dramas que han sobresalido en el mundo del séptimo arte y que nos dejan enseñanzas en medio de la trivialidad de la vida y todo lo concerniente a lo superfluo se convierte para muchos en una forma existencial donde la verdadera esencia humana se diluye con el actuar.

En resumen Lucky, es una película para reflexionar sobre nuestra vida misma y cómo la persona se encuentra aislada en una realidad que a veces llega por casualidad y circunstancias que le afectan cómo parte de la experiencia y lo que aprendemos llevados por el afán de reconocimiento y de realización personal que nos persigue a través del paso inexorable del tiempo.


Por: Junior Ruiz Paz

Junior Ruiz Paz

Comunicador Social U.P.B. Abogado en formación CECAR. Redactor de reflexiones y cinéfilo.


Compartir en:




Subir