Lo importante de una visión

Lo importante de una visión
Foto: Tomada de internet

“Aquel que lleva en el corazón una visión maravillosa, un ideal noble, algún día lo realizará.”

– James Allen

Muchas veces los empresarios me han preguntado para que sirve una visión empresarial si el mundo cambia cada minuto. Creo firmemente que el cambio es una característica permanente en una organización, en una sociedad y por supuesto en un territorio, las cosas a nuestro alrededor se modifican segundo a segundo, no existe un solo elemento de la naturaleza que no se modifique permanente. Lo anterior elimina la posibilidad de vivir sin este elemento porque forma parte de nuestra naturaleza.

A pesar de lo anterior, los territorios, las sociedades y las empresas deben darse el tiempo para construir la visión, este elemento, fortalece el enfoque en la sociedad el territorio y la empresa, la visión es el elemento primario que reafirma la construcción de una misión y que da piso a los valores que irán de la mano de los que la desean cumplirla. La falta de una visión territorial, la negativa de una sociedad de plantearse una visión y la dinámica empresarial sin visión debilitan el desarrollo y predisponen a los territorios, sociedades y empresas a un oportunismo que solo resuelve crisis y no construye futuro.

Quiero compartir algunos elementos que pueden ayudarnos a construir una visión, este ejercicio juicioso, definirá sin duda, varias cosas, primero los recursos, segundo los métodos para lograrlo, tercero, las responsabilidades de cada actor involucrado y por ultimo las formas de control e indicadores de avance frente al reto de lograr la visión. El primer elemento que debemos considerar es el estado actual ya sea del territorio, de la sociedad o el de la organización según sea el caso, este diagnóstico nos permitirá tener una medición clara de nuestra capacidad de enfrentar la visión y nos permitirá descubrir que elementos tendremos que tener para poderla alcanzar.

Otro elemento fundamental es el estudio prospectivo, esta metodología nos permitirá crear escenarios futuros aterrizados para no dejar que nos invada la ambición desmesurada y las visiones soñadoras que nunca se hacen realidad. En los territorios la vocación actual, los desarrollos futuros y el análisis del contexto, nutrirán la prospectiva y la harán viable y lograble. En las sociedades la caracterización de los ciudadanos, la proyección basada en su cultura y el entorno que interviene, ayudarán a plantearse una sociedad mejor y con desarrollo sostenible.

En el caso de las empresas como lo dije anteriormente su situación actual las proyecciones que consideren en el campo financiero, el talento humano, el mercado y la estructura, ayudaran a que los escenarios futuros sean predecibles, medibles y de inminente intervención para el logro de los resultados planteados en la visión. No se trata de predecir el futuro porque la adivinación lleva consigo un alto riesgo organizacional, se trata de construir el futuro con variables controladas y con contingencias para las variables que no se puedan controlar de manera clara y eficiente.

Colombia como territorio está viviendo cambios, que hacen necesaria una visión de futuro para tranquilizar la incertidumbre que nos angustia al no tenerlo claro, nuestra sociedad requiere de una visión para hacer de los colombianos ciudadanos que desarrollen sus capacidades para proteger las generaciones futuras y nuestras empresas requieren más que nunca una visión que les permita ver con optimismo el futuro y decididamente empezar a crecer.


Por: Luis Martínez García

Luis Martínez García

Empresario, consultor en planeación estratégica y sistemas de gestión integral; docente universitario en las áreas de marketing, SIGC, Prospectiva, planeación; Gerente OPTIMIS y GQ Consulting Group.


Compartir en:




Subir