Josue J. Lambraño Ricardo ha partido hacia la Eternidad

Josue J. Lambraño Ricardo ha partido hacia la Eternidad

Ante su familia, amigos y hermanos en la fe, y en la paternidad creadora de un Todopoderoso que fue la guía insuperable de su vida, y a quien temía en la búsqueda y hallazgo de la sabiduría, hemos contemplado hoy el cuerpo sin vida de este hombre, excepcional como hijo, como compañero, como esposo, como padre y como amigo.

Su muerte nos duele porque con ella se muere un poco de lo que somos y de aquello en lo que soñamos. Como amigos que caminábamos en orillas opuestas nos quisimos mucho y nos respetábamos. En los últimos meses nos acercamos mucho desde el punto de vista filosófico. El se sentía satisfecho de haberme llevado al terreno de sus profundas convicciones bíblicas. Yo experimentaba la satisfacción de haberlo inducido a congraciarse con la Universidad Divina, más allá de Dios, entendido como una idea aún no concluida en el pensamiento de los seres humanos. En esas andábamos cuando se silencia y Lucy , su hija, en mensaje da la inesperada noticia.

Creo que la muerte es el hecho más natural y obvio de la vida; y para un auténtico creyente como Josué Joaquín, el encuentro anhelado con la Divinidad.

Deberiamos estar preparados para ello. Y creemos estarlo. Pero no es cierto. Por eso sentimos y compartimos el dolor por su partida.

Sólo nos reconforta la certeza de que desde la eternidad Josué nos sonríe con la sonrisa de los mejores momentos de su vida y nos guía, y guía a todos sus seres queridos, en el camino a recorrer de ahora en adelante al amparo de su presencia espiritual entre nosotros. Josue, lo hizo muy bien. Para él un estruendoso aplauso.


Por: Eliécer Doria Ferrer

Eliécer Doria Ferrer

Analista Político.


Compartir en:




Subir