El temerario proceso contra Pretelt

El temerario proceso contra Pretelt

Pacheco es un mentiroso compulsivo, antojadizo y sin “centro de gravedad” ; Nunca formuló denuncia ni ratificó denuncia contra el Magistrado Jorge Pretelt, pero sus “refunfuños” porque este no lo ayudó se los trasladó a Luis Ernesto Vargas, el cual los asumió como un chisme y se lo trasladó a Mauricio González, quien tampoco lo asumió como denuncia ni formuló denuncia alguna, pero por precaución, sin agregarle nada al chisme, se lo traslado a la Comisión de Acusación.

Y allí fue la gran fiesta política a partir de la cual, se involucra y presiona a la Corte Constitucional para que excluya de su seno a Pretelt y, sin que exista un hecho objetivo, claro, concreto, preciso y circunstanciado que pudiera dar base para iniciar investigación, las estrellas protagonistas dan comienzo y, en medio de la algarabía, formulan la Acusación que dio origen al proceso penal a punto de culminar en la Corte Suprema de Justicia.

En su alegato de conclusión, Jorge Pretelt Chaljub, sereno, reflexivo, con la cabeza en alto, con la dignidad y el decoro propio de su estirpe sinuana, en términos sencillos puso al descubierto los elementos del montaje temerario del proceso en su contra y las indebidas interferencias del Ejecutivo en las otras ramas del poder público a partir de consideraciones políticas coyunturales, por lo cual se muestra confiado en que será exonerado por inexistencia material del hecho.

Por su parte, el jurista Abelardo De La Espriella, defensor técnico del honorable exmagistrado, ha comenzado sus alegaciones finales presentando con precisión y elegancia; con conocimientos, habilidades y destrezas profesionales de elevada calidad conceptual, y sin histrionismos innecesarios, una prolija y brillante demostración tendiente a poner de manifiesto que, en efecto, aunque el grisáceo abogado Victor Pacheco es una persona antojadizamente mentirosa (lo que elimina la posibilidad de creerle), solo aportó de manera anfibológica los ingredientes de un chisme que las intrigas políticas coyunturales, transformaron en un proceso penal temario para liberarse (el Gobierno) de quien temian sería un obstáculo para la aprobación de los hoy y siempre cuestionados Acuerdos de Paz con el Secretariado de las FARC.

Se vislumbra así, un fallo absolutorio y el restablecimiento tardío en sus derechos al Magistrado Jorge Pretelt Claljub.


Por: Eliécer Doria Ferrer

Eliécer Doria Ferrer

Analista Político.


Compartir en:




Subir