El proyecto de vida

El proyecto de vida
Foto: Tomada de internet

“La vida es fascinante: sólo hay que mirarla a través de las gafas correctas”

– Alejandro Dumas.

Imaginar un proyecto de vida es un reto para muchas personas, los cambios, la incertidumbre, la falta de guías, la falta de manuales al respecto, hace de este reto algo realmente difícil, sin embargo, es algo que debemos realizar para que nuestra agenda este repleta de logros y para que en la búsqueda de la felicidad, tengamos un plan definido. Muchos autores han escrito alrededor del tema, Víctor E. Frank decía, que toda persona tenía una vocación y misión específica en la vida, por ello, su vida es irremplazable y única.

Hace unos días tuve un doble honor, me encontré con José Alejandro y con Camila, el primero había terminado su maestría y Camila estaba a punto de terminar la secundaria, ambos estaban angustiados y pensativos con relación al futuro, sin embargo, los notaba fuertes en su convicción de enfrentarlo, estos dos amigos, me llevaron a pensar que aconsejar a los jóvenes que enfrentan una decisión tan compleja como el proyecto de vida.

Mirando mí vida en retrospectiva, intente convencerlos con un poco de mi experiencia de lo importante que era pensar en ello, los motive con confianza, cariño. Los entusiasme a pesar de que pareciera que todo alrededor pudiera derrumbarse en cualquier momento, les dije que valdría la pena que siguieran persiguiendo sus sueños, creo que esa labor esta al principio del diseño y la tenemos los padres, que como guías, debemos antes de imponer, propiciar en libertad y dialogo que los hijos empiecen a hacerse preguntas sobre su futuro.

Los jóvenes adolecen de algunas herramientas, a veces por el amor desmedido que les dimos durante su infancia y en ocasiones por la falta de preparación en materias que se alejan de la ciencia impartida en las aulas, su identidad, su carácter y su resiliencia, son en la mayoría de los jóvenes, una debilidad frente al reto de construir su proyecto de vida. La simple pregunta que cotidianamente les hacemos, ¿que quieren ser en la vida? No parece tener una respuesta clara y esto les genera angustia.

Sin embargo, debemos imaginar que todos pasamos por esta etapa, evitarla es imposible, pero podemos entregar algunas herramientas para que el transito sea soportable y de buenos resultados. Es importante que los jóvenes sepan que la vocación los buscara a ellos y no ellos a su vocación, deben estar alertas, pero ese encuentro es maravilloso e inevitablemente sucederá. Deben por supuesto conocer, leer, vivir, compartir diferentes actividades, para disipar las dudas y recibir con beneplácito la llegada de lo que los hará felices.

Debemos tener además la costumbre de tener metas, propósitos y pequeños logros que nos permitan avanzar, hacer el listado de nuestras fortalezas y debilidades nos ayudara a crear horizontes claros de lo que haremos y herramientas para avanzar a pesar de los obstáculos que puedan presentarse.

Tómense su tiempo porque para ser felices siempre habrá tiempo, permítanse equivocarse y volver a empezar, los obstáculos siempre estarán para fortalecerlos y les enseñaran nuevos caminos para que sean felices, José Alejandro y Camila lo saben y los que los queremos estamos seguros de que lo lograran.


Por: Luis Martínez García

Luis Martínez García

Empresario, consultor en planeación estratégica y sistemas de gestión integral; docente universitario en las áreas de marketing, SIGC, Prospectiva, planeación; Gerente OPTIMIS y GQ Consulting Group.


Compartir en:




Subir