El Depredador, una saga que se niega a desaparecer

El Depredador, una saga que se niega a desaparecer

Dentro de la serie de películas que se han hecho de la saga del Depredador se puede considerar de culto por parte de los fanáticos que vieron el inicio en el mundo del cine a finales de los 80s cuando se lanzó la primera película protagonizada por Arnold Schwarzenegger obteniendo una gran taquilla y apoyada por lo críticos del momento que vieron una historia fresca y novedosa lejos de la trama de las películas de acción de los 80s.

Luego vino la segunda parte sin la actuación del actor Austriaco y trasladándose de la selva a la Ciudad en un contexto de guerra de pandillas y crimen organizado, que se convirtió en un caldo de cultivo para que el Depredador encontrara a sus victimas y las cazara cómo trofeos de gran valía dentro de su raza para demostrar lo buen guerrero que era.

Con el paso del tiempo se fue perdiendo interés en la trama y trataron de refrescarla con la inclusión de uno de los enemigos más antiguos del Depredador: los Aliens, que cómo una raza instintiva y cuya finalidad era la reproducción de la especie, utilizaban los cuerpos humanos y Depredadores para que las crías pudieran alimentarse y salir al mundo a seguir con el ciclo evolutivo.

Vale la pena resaltar que con el avance de la tecnología los efectos especiales han ido mejorando y los argumentos han estado de la mano con toda esa acción que vemos en las diferentes películas de la saga que a la postre se ha convertido en un referente para todas aquellas películas donde involucran cazadores de otros planetas donde la humanidad se enfrenta a su extinción.

En resumen el Depredador, próxima a estrenarse este mes nos muestra una nueva mirada de este personaje que ha estado explorándose a lo largo de las cintas y mostrándonos su origen, historia, forma de vida, cómo viven y cazan en comunidad así cómo la jerarquía dentro de esta raza que en algunos aspectos nos recuerdan a los Espartanos por ser una sociedad Cívico-militar donde los más fuertes sobreviven y los más valientes son respetados por todos aquellos que los miran cómo un ejemplo a seguir, ese respeto que se gana en el campo de batalla tanto individualmente cómo en grupo.


Por: Junior Ruiz Paz

Junior Ruiz Paz

Comunicador Social U.P.B. Abogado en formación CECAR. Redactor de reflexiones y cinéfilo.


Compartir en:




Subir