¿De qué está hecho tu corazón? » Zenú Radio » El encuentro de dos mundos

¿De qué está hecho tu corazón?

¿De qué está hecho tu corazón?

Anatómicamente el corazón está hecho de dos aurículas que reciben sangre y dos ventrículos que son las bombas del corazón. Pero en el plano energético hay corazones hechos de piedras, de metales y otros, de vida.


Alguna vez te has preguntado: ¿de qué está hecho el tuyo?

Para colaborarte y resolver esta pregunta te comparto esta frase escrita por José Saramago que dice: Si tienes un corazón de hierro, buen provecho. El mío, está hecho de carne, y sangra todos los días”

A modo personal, considero valioso el aporte que este autor quiere ofrecernos a todas las personas en general, debido a que han sido muchas las creencias que se han generado respecto al tema del corazón y que a mi parecer, en algunos contextos de la vida, se ha distorsionado el conocimiento, la constitución y la sabiduría que este órgano cumple en nuestro cuerpo.

Es valioso reconocer en el plano físico, el poder que tiene el corazón en la vida misma, ya que este es el órgano principal del cuerpo que le permite tanto a la sangre oxigenada como a la tóxica circular de manera natural y ordenada.

Ahora bien, en el plano energético el corazón humano es considerado como el tesoro escondido en donde se guardan: los pensamientos, las esperanzas, las ilusiones, los apegos, las perdidas, los sueños, los deseos y los placeres.

Si analizamos profundamente cada uno de estos dos contextos, nos daremos cuenta que el corazón siempre trabaja en medio de dos vías una positiva y una negativa para poder funcionar correctamente en balance a las necesidades del cuerpo.

Es por eso que cada célula de nuestro cuerpo tiene memorias que se comparten y se transmiten unas a otras. Sin embargo, cuando los problemas personales circulan, cada persona guarda una memoria distinta de lo que vive, siente y experimenta en cada circunstancia.

Todas las personas pasamos por momentos que nos generan: rabia, asombro, sufrimientos, tristezas, desesperanzas, desamor, traiciones, desilusiones, dolores, abandono o  estrés.

Todos estos problemas o como lo llamamos en el coaching ontológico “quiebres o situaciones por resolver” se convierten en agentes de aprendizaje que nos ayudan a identificar con que actitud enfrentamos la vida y las situaciones que nos generan incomodidad, miedo, incertidumbre, duda, fastidio, dolor, ira, complejos e incapacidades.

Cuando decidimos enfrentar estas situaciones desde el miedo, con una actitud negativa; pesimista y limitando nuestra vidas y nuestras emociones ; nos olvidamos de la alegría de vivir.

Por eso la vida se convierte en una gran carga llena de pesares, lástimas, culpas y pesos que se acumulan y que cargamos con un inmenso dolor en nuestros corazones.

Así que esté es el momento para verificar y reconocer ¿de qué está hecho tu corazón y cuánto peso está guardado en él?

Si tu corazón está hecho de piedras, quiere decir que tu corazón está en un estado duro y que tiene una consistencia sólida. Este corazón tiene la capacidad de soportar y de conservar a través del tiempo muchas experiencias en la memoria de sus células y que lo llevan a recordar que los problemas se afrontan con un corazón firme que no se deja derrumbar tan fácilmente. A pesar de los quebrantos causados por agentes externos se mantendrá en su posición fuerte.

Y te pregunto: ¿para qué te ha servido tener un corazón sólido y fuerte?  

Si tu corazón está hecho de metal, quiere decir que tu corazón está en un estado semisólido y que tiene una consistencia blanda que se deforma; pero se agrieta. Este corazón tiene la capacidad de mezclarse y de producir diferentes tipos de experiencias que pueden variar de acuerdo a la viscosidad, temperatura y necesidad del cuerpo. En la memoria de sus células guardan diversos moldes que utilizan de acuerdo a la realidad que quieren vivir y al tipo de problemas que deban afrontar. Tienen numerosas técnicas para producir, recordar y aprender de las emociones que sienten. A pesar de las grietas causadas por agentes externos se mantendrá en su posición que les permite fluir.

Y te pregunto: ¿para qué te ha servido tener un corazón moldeable a las situaciones vividas? 

Si tu corazón está hecho de vida, quiere decir que tu corazón está en un estado líquido y que tiene una consistencia espesa o viscosa. Este corazón tiene la capacidad de: recordar, aprender, sanar, perdonar y dejar fluir cualquier tipo de experiencia vivida a través del tiempo; en la memoria de sus células guarda cada emoción sentida como un agente de aprendizaje para permitir que los problemas o quiebres sean enfrentados con una actitud positiva y que lo llevan a recordar que tienen un corazón que puede “ser dulce” y que a pesar de los quebrantos causados por agentes externos se mantendrá en un estado líquido para que puedan fluir de forma natural.

Y te pregunto ¿para qué te ha servido tener un corazón dulce como la miel en tu vida? 


¿Te gusto este articulo? Compártelo con tus amigos y ayúdame a extender este mensaje a más personas.

Si quieres conocer más de estos temas o quisieras conversar conmigo, te invito a que me sigas en Instagram como @JohanaPelaezCoach o escríbeme un email [email protected]


 


Por: Johana Peláez Velásquez

Johana Peláez Velásquez

Coach Ontológico


Compartir en:




Subir