¿Cómo sé si es por ahí? » Zenú Radio » El encuentro de dos mundos

¿Cómo sé si es por ahí?

¿Cómo sé si es por ahí?

Hace unos meses atrás yo tenía una gran duda en mi vida.

Él y yo teníamos una relación de 13 años, pero yo me sentía confundida y angustiada porque el tiempo pasaba y no definíamos nada en concreto; No sabía si realmente me quería casar

Juntos pasamos instantes de risas y de llantos, pero había algo difícil de comprender; mi cabeza me decía que sí (lo tienes que hacer, aceptaste ese compromiso); mi corazón decía que no (no es amor, lo que tú sientes se llama…..) y mi ser decía “no sé qué hacer con mi vida” . 

De seguro tú que me lees habrás enfrentado también algunas situaciones, circunstancias o momentos en los que la duda y los miedos son los que se apoderan tus pensamientos

Sabrás también que cuando esto ocurre casi siempre nos sentimos perdidos o confundidos y que en medio de la incertidumbre, optamos por buscar la ayuda o el apoyo de alguien conocido para encontrar la respuesta que deseamos, tener desde lo lógico o racional la respuesta a : ¿Por qué me pasa esto a mí?…

Si me preguntas a mí, las respuestas que llegaban, alimentaban cada vez más mi indecisión. Me encontraba con personas que hablaban muy mal de sus experiencias dentro del matrimonio y me decían: “no te cases”; mientras que otras personas, hablaban maravillas del matrimonio y me recalcaban que el matrimonio es una elección de amor, del cual era libre de escoger a la persona con quien quería vivir ese sacramento para toda la vida.

Después de haber convivido tanto tiempo con la duda, considero que, la confusión que se percibe ante una situación como la que yo viví, se basa en la falta de decisiones y me lleva a preguntarte: ¿Qué tipo de emociones influyen en tus decisiones?

Porque desde lo que he aprendido, te cuento que la energía del universo se divide en estas dos emociones: el amor y el miedo.

El amor siempre nos va a producir felicidad, armonía, entusiasmo y gratitud porque el resultado genera bienestar. Mientras que el miedo genera ansiedad y angustia, y por ejemplo, si tu intención proviene de la envidia, de los celos o de la rabia. El resultado será un aprendizaje, que suele ser doloroso

En mi caso, al pensar con paz interior y permitiéndome escuchar al corazón, pude hallar la respuesta correcta para mi vida.

Para mí, fue muy difícil, porque desde el amor sentía que mi decisión causaría tristeza y yo no quería hacerle daño a nadie, pero sabía que era inevitable no sentir un dolor con “aprendizaje”. En el fondo de mi ser sentía que esa decisión era la correcta para mi vida, porque me llenó de bienestar, de tranquilidad, de paz y por primera vez en mi vida, le estaba dando el valor a lo que la certeza le puede generar al corazón.

Por eso, hoy te digo que: “sabrás que es por ahí” cuando exista una coherencia entre los que sientes, lo que piensas y lo que quieres en tu vida.

Así que, si tu intención proviene del amor te sentirás en armonía contigo mismo. Pero si quieres una cosa y haces otra, tendrás intranquilidad en tu corazón y eso decantará en emociones como el miedo, la angustia, la rabia, la culpa o la venganza, todo esto, provocando que tu energía vital se desequilibre, debido a que no generas bienestar a las personas involucradas.

Sé que al principio no es fácil de comprender o quizá no es fácil aceptar el aprendizaje que viene como regalo en cada situación.

Pero quiero que sepas que desde lo que viví y sentí, hoy me permito validar en mi vida la importancia de escuchar la sabiduría que hay en mi corazón, pues sus consejos son sabios, y dependen del grado de amor que haya en tu vida.

Respeto la opinión de aquellas personas que consideran que es mejor pensar y tomar decisiones con la cabeza fría, pero yo decidí tomar mis decisiones, guiada por mi corazón y por la tranquilidad que me genera el saber que sí es por ahí-

…y fíjate hoy estoy frente a tus ojos a manera de reflexión regalándote esta pregunta para que respondiéndola también ayudes a otros a encontrar su camino, así que te invito a que me cuentes: ¿tú cómo sabes si es por ahí?.


Por: Johana Peláez Velásquez

Johana Peláez Velásquez

Coach Ontológico


Compartir en:




Subir