¿Cómo enfrentamos los quiebres de la vida? » Zenú Radio » El encuentro de dos mundos

¿Cómo enfrentamos los quiebres de la vida?

¿Cómo enfrentamos los quiebres de la vida?

Por Johana Peláez Velásquez

Observando la situación, tomando decisiones y afrontando los resultados.

A través de la historia de la humanidad, los seres humanos nos hemos enfrentado a crisis de tipo; económico, social, climático, político, religiosos, tecnológico, personal, familiar y sentimental. Todas estas situaciones nos generan incomodidades y conflictos que en ocasiones se vuelven difíciles de manejar y que nos conectan con emociones asociadas con; la frustración, la ira, la rabia, el miedo, el dolor, la tristeza, la incapacidad, la desilusión, la destrucción, el terror y el pánico.

Todas estas circunstancias nos recuerdan que somos hombres y mujeres que vivimos en un mundo que cambia constantemente, en donde tenemos que aprender a adaptarnos para poder sobrevivir, a experimentar diferentes etapas físicas desde que nacemos hasta que morimos.

El mundo que habitamos nos enseñanza que todos los seres humanos de este planeta estamos expuestos a los cambios para avanzar, a la vulnerabilidad para valorar lo que pensamos

y sentimos, a las crisis para aprender de los errores cometidos en el pasado y a los quiebres para reconocer lo que nos incomoda.

En estos dos años de experiencia como coach ontológico he aprendido tanto de mis propios quiebres, que cada día que pasa, los valoro por su aporte y enseñanza para mi vida, debido a que me retan a observar de manera consciente lo que me incomoda de mi misma y de lo que otros me reflejan en el exterior.

Los quiebres desde la fundamentación ontológica son definidos como aquellas situaciones que nos generan “problemas” que llegan para incomodarnos o para sacarnos de la zona de confort. Todas estas experiencias de vida nos producen; inestabilidad emocional, estrés y dificultades para cumplir nuestras metas, estados cíclicos que se repiten, entre otros.

A mi parecer, los quiebres llegan a nuestras vidas para cambiar la forma como observamos el mundo, por eso es importante reconocer que tipo de quiebres queremos enfrentar con el apoyo de un profesional o de un coach.

Desde mi aprendizaje, he podido reconocer tres factores que me permitieron enfrentar varios quiebres en mi vida y del cual estoy segura que te apoyaran en el proceso que estés viviendo en estos momentos en tu vida.

1 Observar la situación:

Para mi observar significa buscar un espacio para analizar la situación de manera calmada y tranquila, esto pude ser a través del silencio, escribiendo lo que sentimos, iniciando una conversación con uno mismo o con otra persona. En esta etapa es importante reconocer ¿qué tipos de pensamientos habitan en nuestras mentes?, ¿cuáles son las personas que están implicadas en la situación? ¿qué es lo que más me incomoda de la situación? y ¿con que emociones te conectas cuando hablas de la situación?

Dentro de este proceso es necesario aceptar la realidad con sus condiciones, sin importar la gravedad o la magnitud que pueda tener en nuestras vidas. Ahora creo que esto resulta ser lo más difícil de afrontar, porque cuando las situaciones son complejas tendemos a rechazar lo que vivimos, a negar lo que sentimos, a quejarnos de lo sucedió o a ser culpables de los logros obtenidos.

Este es un proceso que se vive de forma individual y que no tiene límite de tiempo, debido a que cada persona tiene una forma de pensar diferente, así que, tomate el tiempo y las veces que sean necesarias para observar tu situación

2 Tomar decisiones:

Después de ser consciente de la situación y dedicarle todo el tiempo necesario para observar y reflexionar, es importante tomar una decisión para avanzar. Por eso es indispensable escuchar lo que te dice tu mente y lo que siente tu corazón.

Para mi es importante que sepas que tanto la mente como el corazón son sabios para tomar las decisiones más importantes en la vida de cualquier persona, por eso hay que escucharla a ambas.

Mi recomendación es que si en algún momento sientes un desacuerdo entre la mente y el corazón te permitas seguir observando la situación y en lo posible pedir apoyo en un profesional o persona que este fuera de tu contexto social y/o familiar, ya que esa persona te aportara una nueva perspectiva de la situación, que tal vez nunca habías visto.

Escuchar y ser escuchado desde el amor, es un acto que aporta grandes aprendizajes para la vida. Así que date la oportunidad de reconocer nuevos observadores y respetar las diferencias.

Ahora desde mi experiencia siempre he tomado las decisiones con la inteligencia que me aporta tanto la mente-corazón, esto me ha permitido descubrir lo importante que conservar  la coherencia entre ambas. Y sí me preguntas que se siente, quiero

que sepas que hallas la certeza en tu mente porque sabes que esa decisión es lo mejor para tu vida, además todas las dudas que tenías quedan despejadas. Recuerda si tomas una decisión no puedes flaquear ni permitir que ninguna persona sabotee lo que piensas y sientes, aunque esa situación implique alejarte de personas, perder y hasta reconocer un error.

Sentirás una paz y una tranquilidad en tu corazón inexplicable, adquirirás la fuerza y la valentía para seguir adelante, sin fijarte en el pasado y sobre todo con la esperanza de que lo mejor está por llegar en tu vida.

 3 Afrontar los resultados:

En esta última etapa del proceso es donde pones a prueba todos los aprendizajes adquiridos, ya que no te preocupas por manipular o controlar la situación, simplemente te relajas y le das la oportunidad a que Dios se manifieste en tu vida.

Hay una frase que dice “ayúdate que yo te ayudo” por eso creo que es importante hacernos responsable y enfrentar todo lo que nos sucede con disposición de cambiar o de transformar nuestro observador, ya que todo tiene un propósito en la vida.

Hay ocasiones en las que nos esforzamos tanto y no logramos los resultados que queremos, y nos conectamos con la frustración, la dependencia, la ansiedad o la depresión. Mientras que, en otras ocasiones, solo es decidir cambiar de perspectiva y todo fluye de manera natural, donde no implicar el esfuerzo o desgaste de nuestra parte.

Lo bonito de reconocer estos tres factores es que aprendemos a valorar lo que tenemos, a aceptar las pruebas de la vida, a validar nuestra forma de pensar, a aceptar nuestro ser y sobre todo apreciar lo que sentimos.


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube

Por: Johana Peláez Velásquez

Johana Peláez Velásquez

Coach ontológico y organizacional


Escuchar texto de la noticia | Compartir en:




Subir