“Bola Negra” » Zenú Radio » El encuentro de dos mundos

“Bola Negra”

“Bola Negra”

No hay duda de que la campaña a la Alcaldía de Montería de Salín Ghisays es una excelente experiencia de estudio para saber qué se debe y qué no se debe hacer en una campaña política.


Lo primero que debo de decir ¡es que uno tiene que ir a la fuente de los que saben! Y uno de esos tantos manantiales de conocimiento son los Congresos de Comunicación Política, donde van los que saben y los que quieren aprender.

Muchos y muchas personas en Montería están buscando hoy en día culpables por la derrota de Salín Ghisays, pero esta derrota me hace recordar a un programa de Discovery que se llama ‘Catástrofes Aéreas’, en donde una cadena de errores lleva a una desgracia. Pero a diferencia de esos vuelos, donde no hay regreso, en este sí lo había, pero ¿por qué no reencontraron la ruta si existía para salvarse… o para ganar?

Creo que la respuesta puede estar en algo inexplicable: El ego, la arrogancia, la soberbia y la prepotencia.

Al 31 de diciembre de 2018, a la hora que tú quisieras, Salín Ghisays era el inminente Alcalde de Montería. Y para mí allí empezó el problema. Ya que empezaron a sentirse ganadores y descalificadores, en el sentido de que quien no estaba con ellos, se montaba en el bus perdedor. Al punto de que empezaron a decirle a ciertas personas: “Ya se están acabando los cupos. No te quedes por fuera del bus ganador”. “No botes el voto, Ordosgoitia nació muerto”. “Después no vengas a pedir cupo”. Y un mes antes de las elecciones sentenciaban: “Cuidado te quedas por fuera”. Y otros eran más lapidarios: “Después no vengas a pedir perdón”.

Según una encuesta de una afamada empresa encuestadora tenían 27 puntos por encima de ‘cualquier aparecido’ que les siguiera.

Y ese aparecido era Carlos Ordosgoitia Sanín, que venía de una elección en donde perdió, pero donde aprendió.

“Ese es un perdedor”. “Ese man no le gana a nadie”. “Ellos están buscando rebuscarse”. “¿Ese man qué les va a ofrecer?”. “Ese es un vendedor de humo”. Estos eran algunos de los comentarios que lanzaban desde las huestes ‘salinistas’.
Era tal la arrogancia, que todo aquel que se mostrara en favor de Carlos Ordosgoitia era descalificado y satanizado. En redes sociales manejaban una especie de ‘bodeguita’, desde donde lapidaban a todo aquel que escribiera algo en favor del candidato contrario al de ellos.

Podríamos decir que Carlos Ordosgoitia estaba muerto pero había que enterrarlo el 27 de octubre de 2019, pasaditas las 7 de la noche. Y celebrarlo, a todo dar, como por ejemplo, con un matrimonio a los 8 días del entierro de Ordosgoitia. Y estoy seguro que la fecha fue escogida para tal fin, no para casarse sino para celebrar la conquista.

Y la verdad era que eran virtuales ganadores. Pero resulta, que a alguien en la campaña de Ghisays se le ocurre ‘neutralizar’ a Ordosgoitia, que en realidad no era un peligro para ellos hasta ese momento. Y como dirían algunos sinuanos, estaba listo.

Entonces le montan lo del Sisben. Y despliegan toda una ‘estrategia’ ‘periodística’, PERO CON EL PERIODISMO COMPRADO. Y allí fue cuando, sin quererlo, compraron un ATAÚD.

Ya ellos habían desarrollado una irrespetuosa y humillante estrategia llamada de ‘fidelización’ a los periodistas, que consistía en solo acercarse a los periodistas que les juraran bandera y se entregaran por completo a su campaña y candidato. ¡Estaba claro! No querían periodistas, querían áulicos, lacayos, perros fieles y sirvientes.

Yo aquí quiero decir, y estoy seguro que esto jamás se le ocurrió a Salín, pero él lo aceptó. Entonces, todo aquel que no fue ‘fidelizado’ se convirtió de inmediato en su enemigo.

Pero aquí tenemos que irnos a unas semanas antes del inicio de la campaña que fue el 27 de julio de 2019.

Hubo una privada reunión propiciada por David Barguil en donde asistieron, entre otros, la senadora Nora García, su hijo Adolfo García Pineda y otros cercanos acompañantes. Allí Barguil propone que Carlos Ordosgoitia aspire a la Gobernación de Córdoba y que ellos lo apoyen y que lo mismo haría él con Salín para la Alcaldía de Montería.

David Barguil no había terminado de hablar cuando Adolfo García lo interrumpe y lanza una de las palabras más despectivas, descalificadoras, humillantes y excluyentes que se conozca: “Bola Negra”. Barguil se quedó callado.
Allí, sin ellos saberlo, comenzó el fin de Salín Ghisays.

Esto de ‘Bola Negra’ se usa solo en los elitistas clubes para bloquear la entrada de un nuevo socio que pide ser admitido.

Pero a mí criterio el clavo que le faltaba al ataúd de Ghisays se lo puso la senadora García Burgos cuando dijo que ellos iban a demostrar que Montería era de ellos. Después salieron a decir el sonsonete de siempre “que la sacaron de contexto”.

Con esta campaña política he corroborado que la vida te da unos regalos inesperados cuando los demás te atacan con desleales armas.

Un día Carlos Ordosgoitia se presenta en un pobre barrio de Montería. Allí una señora de manera espontánea le dice que si por qué no duerme allí para que vea cómo se vive allí. ¡Él acepta! Y yo podría jugarme la vida, en el sentido de que él nunca se imaginó que allí iba a radicar su triunfo. Porque desde esa experiencia empezó a ponerse en la ropa de los demás.

La otra campaña, la de Ghisays, no valoró ni dimensionó lo que allí se dio. Lo que hicieron demostró que estaban extasiados de arrogancia. En vez de contrarrestar esto con otra estrategia lo que hicieron fue burlarse y poner a su ‘bodeguita’ a atacarlo y menospreciar todo lo que proponía.

Ya la infamia del Sisben no había dado resultado. Al punto, que como por arte de magia, todos sus áulicos periodistas no decían nada del tema. Cuando periodísticamente era una noticia de actualidad diaria. Los ataques desde la ‘bodeguita’ no daban el resultado esperado tampoco. Y en vez de corregir su estrategia, para frenar el meteórico ascenso de su contrincante político, lo que hacían era pintar más toyotas 4 puertas para dar la sensación de que toda Montería estaba con ellos.

Pero se les olvidó algo tan sencillo. Que el domingo de las votaciones la toyotas 4 puertas no votan. Y que la verdadera Montería, la que vota y sufre, está por fuera de la calle 21 hasta El Recreo y de la Avenida Primera hasta la Circunvalar.

La política se hace con socios políticos. Y con las personas que tienen los votos que tú no tienes. Parece sencillo, pero es imposible verlo cuando se está en los campos de la arrogancia y la soberbia.

¡Nunca! El ego, la soberbia, la arrogancia y el odio han sido buenos compañeros de viaje de un aspirante a un cargo de elección popular.
Creo que Salín fue un ‘daño colateral’, él fue el noqueado, pero aquien querían golpear era a otros.

Considero que Salín está joven y tiene la fuerza y el coraje para volver a empezar y ser Alcalde de Montería. Pero no lo va a lograr si se presta para liderar una oposición a un electo alcalde que ni siquiera se ha posesionado.

Lo primero que tiene que hacer Ghisays es reconocer sus errores de campaña y no ponerse a buscar responsables por fuera de su equipo político. Como por ejemplo, empezar a decir que perdió porque algunos periodistas no estuvieron con él. Algo totalmente absurdo e ilógico. Los grandes cambios en la vida inician cuando aprendemos a reconocer nuestros propios errores.

Creo que fue una aleccionadora campaña y que todos aprendimos de ella.

Yo de mi parte daré un compás de espera a los que llegan a gobernar. Y solo deseo que cumplan lo que prometieron y trabajen con transparencia y honestidad.

No quiero terminar sin decir que lo más terrible de esta campaña política fue ver a familias, amigos y vecinos peleados por una elección.

Felicito a todos los ganadores y ganadoras. Y declaro para todos éxitos.


*publicado en Facebook

Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube


 


Por: Tono Sanchez Jr

Tono Sanchez Jr

Periodista


Compartir en:




Subir