Amor a la deriva, la comedia romántica llena de matices donde dos extraños se unen por medio de las circunstancias y fluyen en medio de la sinergia

Con la puesta en escena de las historias que conllevan una historia de amor distópica en medio de situaciones hilarantes, se marcó un camino lleno de productos que acogieron la misma fórmula y son muchas las películas que han estado explotando este género a lo largo de la historia obteniendo una rentable taquilla.

Para nadie es un secreto que muchas de estas historias están llenas de matices que confluyen para construir una trama y presentar diferentes momentos donde las risas del público a manera de retribución conforma una retroalimentación y sinergia entre la cinta y el espectador como punto de equilibrio.

En esta historia un hombre millonario de origen Latino vive en Estados Unidos y no quiere tener el compromiso de formar una familia sino vivir el momento de manera plácida, hasta que un día producto de un accidente en su lujoso yate pierde la memoria y se ve obligado a vivir sin recordar lo que era, hasta que una mujer norteamericana de origen humilde se entera de la situación y busca sacar provecho haciendose pasar por la esposa del millonario con amnesia.

Toda esta situación genera una serie de elementos nuevos para el protagonista que se ve obligado a asumir su condición de esposo y padre ya que la mujer es madre soltera que se ha visto obligada a trabajar para sacar adelante a sus hijas, por consiguiente, esta será una oportunidad para vivir la experiencia de ser una familia promedio que lucha por el bienestar de los hijos y cómo pareja.

En conclusión Amor a la Deriva es una película para disfrutar en familia un fin de semana y buscar la enseñanza que nos deja la cinta, que muchas veces la felicidad está en disfrutar de las pequeñas cosas y que los diferentes cambios positivos nos ayudan a nuestro reflexionar en el diario y cotidiano vivir así cómo en los asuntos más trascendentales.


Por: Junior Ruiz Paz

Junior Ruiz Paz

Comunicador Social U.P.B. Abogado en formación CECAR. Redactor de reflexiones y cinéfilo.


Compartir en:




Subir