El analista concluyó en su artículo de El Tiempo que “los descalabros de Ecuador y Chile solo dejan en claro que no hay salida clara. Resolver el acertijo de hacer lo correcto sin exponerse a perder el poder [en referencia al Gobierno] es tal vez el problema más complejo de los nuevos tiempos”.