Colombia se despide de Rusia por la puerta grande: luchando, con las botas puestas hasta el final

Colombia se despide de Rusia por la puerta grande: luchando, con las botas puestas hasta el final
Foto: Tomada de internet

Colombia cayó este martes en la ruleta rusa (penales) ante Inglaterra en un partido donde hubo de todo, pero sobretodo muchas emociones hasta el final. El encuentro fue muy trabado y soso desde los primeros minutos, Colombia sostenía pero no hacía daño, mientras que Inglaterra intentaba lo suyo pero sin mucho éxito. Solo después del minuto 85 llegarían las emociones y el espectáculo. Y así llegó el cabezazo de oro de Terry Mina al 93′, toda Colombia celebraba y todo parecía que la Tricolor podía estar en cuartos, sin embargo todo se esfumó en los penales. Ni Uribe ni Bacca pudieron concretar, pero así es el fútbol y hoy Colombia se va por la puerta grande: luchando, con las botas puestas.

En cuanto al desarrollo del partido, Harry Kane, con un tanto de penalti en la segunda parte, había adelantado a Inglaterra en un choque enmarañado, rocoso, sin juego, pero con una Inglaterra que, hasta poco antes del final’, buscó más el gol, y lo encontró, y una Colombia que, hasta ese 85′, no pudo y tampoco se asomó mucho por el área inglesa.

Inglaterra quiso buscar más el gol, pero Golombia estaba segura en defensa, sin embargo carecía de ideas de cara al arco, y es que, sin el lesionado James, en la grada, apenas contenía a los ingleses… hasta que llegó el gol de Kane. El triunfo de Inglaterra era merecido… pero desde el 85′, Colombia dejó de especular y empezó a ser Colombia, con toque, vertical… y con el gol del ya ‘mito’ Yerry Mina en el 93′. Su tercero de cabeza en esta Copa. Empieza a ser mito con ese ‘efecto Ramos’.

Por su parte, el ‘ratio’ de goles de Kane con Inglaterra es impresionante: lleva 19 en apenas 27 internacionalidades. A este paso, romperá los guarismos del ‘pichichi’ histórico inglés, Wayne Rooney, con 53.

Colombia no pudo, en general, con el juego y enmarañó el partido con acciones que poco tenían que ver con el balón, el césped y la portería. Se enredó en cuestiones varias (seis amarillas). Decepcionante era su juego. En una de esas acciones subterráneas, llegó el penalti, justísimo, de ‘La Roca’ Sánchez, que placó a Kane. Tras el gol de Mina (93′), prórroga incluida, Colombia fue superior a los de Southgate.

En la primera parte no pasó gran cosa. Dominó Inglaterra, con más fuerza física y circulación de balón, pero con poca chicha. Mucha pelea por aquí, empujones por allá, pero pocas situaciones reales de gol. Los dos equipos se metieron en una dinámica de pelea nula de boxeo, mejor dominada a los puntos por los ‘three lions’, eso sí.

La ausencia de James provocó, seguramente, que el equipo, sin su líder, sin el faro que le da juego, se replegara atrás, también ayudado por el citado ‘trivotazo’ de José Pékerman, con Sánchez junto a Lerma y Barrios. Buenos jugadores, pero que miran más hacia atrás. Y por eso, Colombia no llegó. Apenas algún ‘tirito’ sin consecuencias ni emoción para la hinchada colombiana que poblaba las gradas. La entrada de Bacca y Muriel, en la segunda parte, añadió algo, pero era insuficiente… hasta que llegó Mina.

A falta de fútbol, el juego vivía de las pelotas paradas. Cada falta, cada córner, era un tormento para los jugadores y para el árbitro, incapaz de atajar con autoridad los roces… hasta que llegó el penalti decisivo a Kane y marcado por Kane.

Con este resultado, Inglaterra iguala los cuartos de Alemania 2006, mientras que Colombia se queda un paso antes de los cuartos de Brasil 2014. ¿La era Pékerman terminó?


Compartir en:




Subir