La institucionalidad les ha fallado a los artistas » Zenú Radio » El encuentro de dos mundos

La institucionalidad les ha fallado a los artistas

La institucionalidad les ha fallado a los artistas

Montería. Al terminar con éxito ‘Todos a las Tablas’ que le permitió a los monterianos tener un encuentro con el arte escénico, Rodrigo Padilla Villar, director, actor, titiritero, gestor cultural y fundador del grupo de teatro Quimary habló con Zenú Radio sobre ese trabajo quijotesco de llevar la cultura del teatro a los distintos rincones de la ciudad.

Padilla Villar considera que las instituciones de gobierno en Montería y Córdoba están en deuda con los artistas locales.

¿Cómo motivar a las nuevas generaciones hacia el arte escénico? A nuestros jóvenes les faltan oportunidades. Cuando hablamos de ampliar la jornada educativa no solo hablamos de darles meriendas o almuerzos, estamos hablando de darles la oportunidad para que se dicten las artes, por gente que pertenezca al gremio cultural. Hay casos en el que el profesor de matemática es el que enseña dibujo porque hay cumplir las horas. Creo que hay que darles estos espacios. Nosotros venimos con esas ganas de trabajar por nuestras comunidades, pero, a veces, no encontramos el sitio adecuado o una casa comunal y si está la casa comunal ésta no está adecuada. Hemos insistido en que esas casas en los barrios donde existen se llamen casas comunales y culturales para crear un ambiente cultural en esa misma comunidad y allí pueda ir el niño, el joven, el adulto o el adulto mayor a desarrollar actividades culturales. Estamos en deuda con nuestras generaciones en brindarles esa oportunidad.

¿Falta apoyo institucional para promover este arte en la ciudad? Indiscutiblemente, estamos en deuda con nuestros jóvenes y niño. En Montería vemos constantemente festivales, pero no hay un seguimiento realmente a lo que se está construyendo. En estos últimos 12 años se hicieron muchas cosas pasajeras, que se las llevó el viento. No quedaron unos semilleros, no hubo una construcción de un Plan de Cultura, ni municipal ni departamental. El problema es que a los artistas se nos cierran las puertas. Nunca el alcalde o el gobernador se ha reunido con los artistas, nos citan solo cuando viene un funcionario del Gobierno Nacional, del Ministerio de Cultura. Ellos van, se toman la foto y desaparecen. La institucionalidad le ha fallado a los artistas y a la comunidad.

¿Qué cualidades debe tener un artista escénico? Llevamos una sonrisa y esperanzas a rincones donde nunca ha llegado el Gobierno. En todas las artes, detrás de esa persona llámese teatrero, cuentero, decimero, pintor, etcétera, hay algo social que los mantiene unidos. Sabemos el potencial que tenemos. Todos los artistas somos unos ‘Quijotes’ que le aportamos nuestro saber. En cada aporte nuestro estamos construyendo y educando. Sembramos luz para que los jóvenes dejen de pensar en cosas malas. Nos entristece que, en un día, en Córdoba, tres jóvenes se suiciden. Eso nos duele, aunque no los conozcamos y nos impulsa a que sigamos aportando.

¿Por qué desde el teatro se construye la paz? Todos queremos la paz, pero ¿cuántos construimos la paz y le aportamos a ella? Los artistas somos constructores de la paz. En Colombia la paz no se hace sobre la mesa, no se va a construir si no hay un artista. El artista conoce el tejido social de todas las comunidades. Sabe lo que siente la gente, lo que se necesita para construir la paz y es capaz de desarmarlos a todos. La cultura es la madre de la paz.


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube.


Compartir en:




Subir