Pedófilo británico fue asesinado en prisión y su homicida pensó hasta en comerse algunas partes del cuerpo » Zenú Radio » El encuentro de dos mundos

Pedófilo británico fue asesinado en prisión y su homicida pensó hasta en comerse algunas partes del cuerpo

Pedófilo británico fue asesinado en prisión y su homicida pensó hasta en comerse algunas partes del cuerpo

Mundo. Richard Huckle, un británico condenado a 22 cadenas perpetuas por abusar de 22 niños (únicos casos que se pudieron probar de las cerca de 200 violaciones que cometió), murió en 2019, pero solo hasta ahora comenzó el juicio contra su homicida.

Paul Fitzgerald fue quien le quitó la vida en prisión y durante el proceso, que empezó este miércoles, se conocieron escalofriantes detalles del crimen, del que no se mostró arrepentido.

Según el hombre, lo cometió para que Huckle “sintiera lo mismo que sus víctimas”.

Asesinad0 en la cárcel pederasta en Reino Unido.

Un día después del crimen, ocurrido en octubre del año pasado, Fitzgerald reveló que había planeado matar a otros presos, pero que “disfrutó tanto” lo que le hizo al pedófilo que no tuvo tiempo para finiquitarlo.

El preso estaba detenido desde 2009 por agredir sexualmente a una paseadora de perros, mientras que Huckle, de 33 años, estaba en prisión desde 2016.

El acusado, además, dijo que lo que había hecho con el pedófilo había sido «justicia poética» y que, incluso, pensó en cocinar algunas partes de su víctima y comérselas.

Antecedentes de Huckle, que violó a casi 200 niños

La policía británica arrestó al pedófilo en el aeropuerto Gatwick de Londres en diciembre de 2014, cuando regresaba a casa desde Malasia para pasar la Navidad con sus padres.

Llevaba una computadora y una cámara encriptadas que contenían más de 20.000 imágenes de abuso sexual infantil; más de 1.000 lo mostraban cometiendo delitos, incluida la violación.

La computadora portátil contenía un libro de contabilidad en el que detallaba el abuso de 191 víctimas, pero los agentes no pudieron presentar cargos en todos los casos porque no había evidencia fotográfica.

Algunos videos mostraban a niños obligados a agredirse sexualmente entre sí, mientras otros menores miraban.

Otras víctimas fueron obligadas a sostener carteles publicitarios del sitio web de pedófilos donde subía las imágenes, que tenía miles de miembros.

Tomada de Noticias Caracol. 


Escuchar texto de la noticia | Compartir en:




Subir