Mamá a distancia, un sentimiento a un click del amor » Zenú Radio » El encuentro de dos mundos

Mamá a distancia, un sentimiento a un click del amor

Mamá a distancia, un sentimiento a un click del amor

Por Carmen Ana Montiel Salgado

La maternidad es una satisfactoria experiencia, es mucho más que una labor doméstica, el vínculo de madre e hijo es para siempre, y existen situaciones en donde la tecnología es una herramienta para el trabajo de una ‘Mamá a distancia’.

Shirly Pastrana vive en ciudad de Panamá, nació en Planeta Rica, Córdoba. Desde el año 1.999 emigró, realizó estudios en cosmetología, su trabajo consiste en realizar tratamientos clínicos en la piel, en los consultorios del grupo de dermatólogos de la región,  sus manos realzan la belleza femenina, un trabajo gratificante y con jornadas extenuantes.

Está casada, es madre de 2 hijos, José Luis, que tiene 18 años, estudiante de ingeniería en  sistemas computacionales,  y Diego Andrés de 15 años, actualmente vive en Colombia con su tía, cursa grado octavo de básica secundaria.

Shirly y su esposo llegan a casa muy tarde, realmente era poco el espacio que tenían para compartir con su hijo, es así como su hermana, que vive en Colombia, se ofrece para cuidar a Diego Andrés, su hijo menor, y así equilibrar la situación, evitando un colapso emocional en ambos.

 

Dentro del ejercicio de la maternidad a distancia, en el caso de hijos menores de edad, es importante tener un círculo de afecto, apalancarse de una mujer, hermana, una extensión del sentimiento incondicional, con el espacio y la voluntad, para atreverse a tomar la determinación de ausentarte de forma presencial y formar un soporte familiar para desarrollar un equipo interconectado, de tal forma de no perder en la crianza.

Es así como a través de las aplicaciones de Internet, se intercambian fotografías, mensajes de tareas y lecciones.

«Es mejor estar segura, mi hijo está bien con mi hermana en el pueblo, que estar conmigo en Panamá, sin poder compartir momentos de calidad, en la misma casa»: afirma Shirly; esta situación se convirtió en una elección difícil, para no equivocarse, y tomar una elección del bien para todos.

El compromiso de las madres que laboran fuera de la casa, es lograr un balance, entre la vida familiar y laboral.

Algunas responsabilidades se adaptan al teletrabajo, otros requieren una función personal, ahora en tiempos de Covid 19, la primera pandemia del siglo XXI, poco a poco las personas se están adaptando a situaciones virtuales, compartiendo momentos de familia por zoom o meet de google, muchas abuelas son felices con los videos de los primeros bailes de sus nietos.

El cable de un mouse, jamás reemplazará al cordón umbilical, pero sin duda alguna, las pantallas digitales, son los medios en los que ahora fluyen lágrimas y sonrisas.

El plan de vida de un hogar, siempre es vivir con sus hijos, no estamos exentos de los cambios, es así como surgen circunstancias, fenómenos sociales como la migración, como consecuencia de nuevas expectativas profesionales, para poder ofrecer un futuro a los pequeños y del bienestar en general.

En la publicación de la psicoterapeuta, Alejandra Rosero en su fan page #HistoriasDeUnaTerapeuta, expone lo siguiente: «Mamá hazme sentir tú amor y no tú sacrificio, para que pueda ir tranquilo hacia mi vida», es una frase para contextualizar el tema.

 

Cada mamá es consciente de los momentos duros en la construcción del lazo ‘madre e hijo’, las dificultades no deben ser una carga emocional en los niños, para que puedan crecer libres; en la edad adulta, todos miramos el espejo retrovisor y cada quien estará en el lugar que le corresponde por sus acciones.

La formación es un compromiso de los padres, no es un trabajo de abuelas, tías o primas, sin embargo, es una satisfacción, tener este sostén transitorio, por la confianza, la seguridad y el cariño incondicional, esa certeza del corazón que te permite salir adelante, con una comunidad familiar para la protección de un adolescente, mientras su mamá en la distancia, trabaja en proyectar el futuro.

Diego Andrés está feliz, ahora está pasando sus días de cuarentena en la casa de campo, aprendiendo a ordeñar las vacas, viviendo una experiencia fantástica, porque su pasión son los animales, mientras desarrolla sus actividades académicas.

Por ahora disfrutan de una videollamada al día, se envían, postales, canciones y palabras de ánimo para fortalecer el presente, el amor todo lo puede, y la plataforma en línea todo lo soporta.

Instagram: @micosmetologapty


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube


Escuchar texto de la noticia | Compartir en:




Subir