¡Tolima campeón de la Liga Águila I-2018! Los Pijaos lograron una hazaña histórica en Medellín

¡Tolima campeón de la Liga Águila I-2018! Los Pijaos lograron una hazaña histórica en Medellín
Foto: Tomada de internet

¡Deportes Tolima dio el batacazo en el Atanasio Girardot! Este sábado en la final de la Liga Águila entre Nacional y Tolima, El técnico del equipo Pijao, Alberto Gamero, mostró una confianza temeraria en su grupo en la conferencia de prensa en Medellín, pese a caer en su patio y a tener que medirse al todopoderoso Atlético Nacional. “Algo grande podemos hacer”, dijo antes de la vuelta en el Atanasio Girardot, donde venció 2-1 a su rival que tenía un invicto de 35 fechas y no había recibido gol.

Para que esta hazaña ocurriera primero se dio un gol de Danovis Banguero que le abrió la puerta de la segunda estrella. Ahí empató la serie cuando los verdolagas estaban prestos a festejar. Pero la serie se igualó 2-2 y, como lo hizo ante Medellín, el Vinotinto y Oro estuvo impecable en los cobros desde los doce pasos (4-2) mientras que Álvaro Montero le atajó a Reinaldo Lenis y Vladimir Hernández.

Lo interpretó todo bien el elenco de Gamero, pero por momentos la calidad de los jugadores verdolaga marcaba la diferencia y lo ponía contra las cuerdas con ese récord en Medellín que hacía ver más fuerte al local. Y lo sufrió. De entrada fueron Steven Lucumí y Vladimir Hernández los que anunciaron lo que sería el desenlace de una final bien jugada por ambos frentes.

El equipo pijao no se atemorizó y leyó bien el partido para acercase con Ángelo Rodríguez, quien en una sola pierna lo intentó sin éxito. El que sí pudo trascender en el partido fue Sebastián Villa en un duelo con un Diego Braghieri sin reservas para marcar y que no se guardó su pierna fuerte ante el habilidoso extremo.

En contraste con la lucha del rival, el local trabajaba sin mucho afán el compromiso que la ‘Tribu’ intentó controlar desde lo táctico para conseguir ese tanto que lo metiera de nuevo en la pelea. Pero no fue fácil. Nacional reportó su primera opción clara en un remate de Dayro Moreno que logró atajar el portero Álvaro Montero. Luego vino Gonzalo Castellani con su media distancia y apareciendo en otra opción como ‘9’.

Y si Gamero supo interpretar el escenario, no se quedó atrás Almirón al lanzar en ataque a Helibelton Palacios para limitar la salida de Danovis Banguero y explotar una banda que le fue productiva mientras que el rival cargó su juego por derecha y le alcanzó para acercarse con Villa, pero Fernando Monetti estuvo bien ubicado.

Ya con la posesión dividida, el visitante empezó a funcionar mejor y provocó con su presión fallas en el rival. Ese manejo por momentos no bastó, pues al frente tuvo jugadores que marcan diferencia. Entre ellos, Dayro que apareció para asistir a Vladimir en una acción que por una mala decisión del juez de línea privo al Rey de Copas de aumentar la diferencia en el global tras ese 1-0 en Ibagué.

Saber sufrir juntos ha sido clave en la campaña de la escuadra verdolaga. En la final lo volvió a experimentar cuando pasó de tener una chance clara con Dayro que paró Montero a sentir la rebeldía del Vinotinto y Oro con un remate de Villa que se desvió en Jorman Campuzano y desacomodó a Monetti, que no pudo evitar ese primer gol en contra en el Apertura en el Atanasio Girardot (47′).

Después se vino un partidazo porque el conjunto de Ibagué mostró carácter y creyó que ganar en los 90 minutos era posible. Incluso Rafael Robayo se atrevió y protagonizó una jugada que tras la entrada de Felipe Aguilar bien pudo haber sido sancionado como penal.

No sucedió así y empezó el momento del local cuando Almirón sin titubear sacó a Macnelly Torres para darle paso a Aldo Leao Ramírez. Y funcionó. El samario entró conectado y puso a marchar al equipo. Creció futbolísticamente para hacer posible el centro perfecto de Helibelton a Vladimir, quien de cabeza cobró ante Montero para poner parcialmente como campeón al local (65’).

Tardó un poco en regresar al partido, pero el Pijao no sucumbió y se dio a la lucha después de algunas aproximaciones de Nacional. Ingresó Omar Albornoz para dar un segundo aire, pero entre Castellani y Reinaldo Lenis fueron menguando la ilusión de igualar

El aplomo que había manejado durante todo el torneo el gran favorito se le diluyó por una expulsión infantil de Camilo Zúñiga (88’) que había entrado para el aplauso y festejar en el campo su regreso con título. A partir de ahí empezó a crecer Tolima y en el remate tuvo el gol con el potero Montero que cabeceó en una esquina. Pero fue Banguero el que venció a Monetti, comprometido en esa anotación que forzó al minuto 93 los penales.

Ese mazazo no lo supo dominar Nacional, pese a que en el pasado había salido victorioso tras sufrir. En los cobros no fallaron los Pijaos: Villa, Albornoz, Banguero y Pérez la embocaron, mientras que por el verdolaga Dayro y Henríquez anotaron para darle paso a Lenis y Vladimir quienes no estuvieron sólidos en sus cobros y le permitieron a Montero volverse figura con un par de atajadas que significaron el título del Apertura 2018.


Compartir en:




Subir