Esto dicen las autoridades sobre la mortandad de peces en el sur del departamento de Córdoba

En el río San Pedro y Quebrada, El Salao, ubicados en los municipios de Montelibano y Puerto Libertador en el sur del departamento de Córdoba, se registró una mortandad de peces de diferentes tamaños.

A raíz de este lamentable suceso, el Ingeniero Francisco Jiménez León, Secretario de Infraestructura del municipio de Puerto Libertador, corroboró la información e indicó “hemos recibido información por parte de pescadores de la zona de la muerte de miles de peces”.

El funcionario hizo un llamado a la comunidad para tengan mucho cuidado al comprar peces y a los acueductos municipales de la zona para que se tomen medidas.

Por su parte la Corporación Autónoma Regional de Los Valles del Sinú y del San Jorge, CVS, informó lo siguiente:

1. El día 10 de abril de 2018, en el río San Pedro y la Quebrada El Salao, ubicados en los municipios de Montelibano y Puerto Libertador, se presentó una mortandad de peces de diferentes tamaños, lo anterior según información suministrada por la Secretaría de Infraestructura del municipio de Puerto Libertador y la Oficina de Gestión del Riesgo del municipio de Montelíbano, al Sistema de Información de Eventos Climáticos SIEC – CVS.

2. Que en el marco de la Coordinación Interinstitucional de la Gestión del Riesgo de Desastres (Ley 1523 de 2012) se ha coordinado con los municipios precitados el envío de un grupo de expertos de la CAR-CVS conformado por Ingenieros Ambientales y Biólogos para determinar las causas del evento presentado en dicha jurisdicción.

3. Preliminarmente se verificarán las condiciones fisicoquímicas de las aguas de los afluentes para determinar parámetros como nivel de oxígeno, temperaturas y turbidez con el fin de establecer una Línea Base Ambiental que permita determinar eventos como hipoxia en los peces o la presencia de iridiscencias y olores que presuntamente puedan deberse a vertimientos o sustancias químicas.

4. Se recomienda los pobladores del área de influencia de estos afluentes abstenerse de consumir los peces muertos en el evento y no consumir sus aguas hasta que las Secretarias de Salud de los Municipios de Puerto Libertador, Montelíbano y los operadores del Servicio de Acueducto determinen que es apta para consumo humano.


Compartir en:




Subir