Olé, el viaje de Ferdinand, cómo los animales les enseñan a los humanos los diferentes comportamientos que muchos consideran irracionales pero son más humanos

El cine de animación se ha convertido en una gran industria que cada año nos trae títulos taquilleros y su consumo por parte de niños y adolescentes asegura grandes ganancias a los estudios, es común encontrar entonces esa competencias entre las diferentes casas de animación y cómo todas quieren un pedazo del pastel de la taquilla que asegura millones de dólares para los que están detrás de las películas.

La era de la animación comenzó en la historia con Disney que desde los cortos en blanco y negro acaparó el mercado y se convirtió en un referente mundial para la producción de películas animadas llegando a ganar varios premios Oscar, por ende cada año sacaba al mercado títulos llamativos para los espectadores.

La película Olé, el viaje de Ferdinand narra la historia de un toro que quiere vivir la libertad y no estar confinado cómo muchos animales en la granja, sino salir y conocer el mundo y demostrar que muchas veces las apariencias engañan y que la misión que tiene vá más allá de servir solamente cómo espectáculo.

Durante todo este viaje vivirá una serie de aventuras con otros animales y enseñará a los humanos los diferentes pensamientos y sentimientos que guardan y cómo detenernos a pensar y vivir en la contemporaneidad tolerando a los demás y aunque tengamos diferencias poder respetar los diferentes pensamientos, que aunque no los compartamos debemos respetarlos.

En definitiva esta cinta permitirá disfrutar en familia todas las aventuras de nuestro protagonista y cómo aprender de las diferentes situaciones que nos dejan un sentir para reflexionar sobre todo en estos tiempos donde los valores se han ido invirtiendo, por eso la necesidad de realizar más cintas donde los valores de la familia se puedan reflejar y donde niños y adolescentes los emulen a manera de ejemplo para una mejor sociedad.


Por: Junior Ruiz Paz

Junior Ruiz Paz

Comunicador Social U.P.B. Abogado en formación CECAR. Redactor de reflexiones y cinéfilo.


Compartir en:




Subir